Sin lactosa

Ahora en el supermercado venden frutas del bosque congeladas siempre.

 

Los que vivimos en la zona mediterránea, normalmente, no hemos visto un arándano ni una frambuesa si no es en el supermercado.

Jamás lo hemos visto en el árbol.  Digo normalmente, ya sé que hay gente muy viajada que ha tocado hasta un ornitorrinco.

Sí que conocemos los caquis, nísperos, naranjas, almendras, ciruelas, manzanas, melocotones, uvas, etc.

Pero para mí, las frutas del bosque están en los bosques (supongo), y aquí los bosques son de pinos.

 

Total, que un batido de arándanos me parece una bebida exótica. Y, como tal, me gusta un montón.

 

Además, el color que se va a poner de moda en el 2018 es el ultra-violeta (te lo adelanto como primicia mundial. Pincha aquí y lo verás), de modo que,

 

¿Porqué no compramos una bolsa de exóticos arándanos congelados y nos preparamos un riquísimo batido, llenito hasta arriba de antioxidanes, vitaminas y fibra? (¿y nos hacemos las modernas?)

Si puedes tomar lácteos, te recomiendo que uses kéfir para preprarlo. Le darás un plus a tu sistema digestivo. También lo venden en el supermercado.

Tan sólo necesitas 1 minuto de tu tiempo:

 

Batido de arándanos extra.
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Si tienes una batidora, en 2 minutos consigues un espectacular batido de arándanos cargadísimo de antioxidantes.
Autora:
Tipo de receta: Batido smoothie
Raciones: 3
Ingredientes
  • 1 taza de arándanos congelados (o frescos, claro).
  • 2 tazas de bebida vegetal (si puedes tomar lácteos, usa leche o mejor, kéfir)
  • 2 cucharadas de zumo de limón.
  • Endulzante al gusto.
  • Opcional, 1 cm de jenjibre.
Instrucciones
  1. Pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora y tritura.
  2. Ten cuidado con no quemar el motor de la máquina.
  3. Prueba el batido por si lo quieres más dulce o más líquido. En ese caso, sólo tienes que añadir endulzante y/o leche vegetal.
  4. Sirve el batido de arándanos con una pajjita. A disfrutar.

 

 

2 febrero, 2018
Batido de arándanos casero

Batido de arándanos extra.

Ahora en el supermercado venden frutas del bosque congeladas siempre.   Los que vivimos en la zona mediterránea, normalmente, no hemos visto un arándano ni una […]
3 enero, 2018
musaka griega

Musaka griega sin lácteos, sin gluten, sin huevo.

Retocamos la receta original para preparar musaka griega sin lácteos y sin gluten. Para explicarlo brevemente: La musaka es un plato griego, parecido a la lasaña […]
8 diciembre, 2017
Galletas de avena sin leche y sin mantequilla.

Galletas de avena y almendra sin lácteos.

  Crujientes, energéticas y saludables. Galletas de avena sin lácteos en un pis pas. Irene es una amiga de mi hija que hoy ha llevado al […]
21 noviembre, 2017
Crema de calabaza sin leche y sin nata

Crema de calabaza sin leche ni nata.

En otoño reconforta una crema de calabaza.  Sabrosa, brillante y sana.   Como algunas noches vemos el programa de TV “Ven a cenar conmigo”, me estoy […]
3 noviembre, 2017
Merengue de aquafaba

¿El merengue sin huevo existe?

Pues sí, existe el merengue sin huevo. Se hace con aquafaba. El merengue es clara de huevo cruda batida con azúcar. De modo que si eres […]
15 octubre, 2017

Magdalenas veganas con cerebro sanguinoliento.

Cerebro sanguinoliento sobre magdalena vegana. ¡Qué contradicción! Se acerca el 1 de Noviembre y proliferan como setas las recetas y decoraciones a base de arañas, vampiros, […]
11 octubre, 2017

Tentempié saludable para el recreo.

¿Otra vez lo mismo para el recreo?   ¿Te pasa que ya no sabes qué tentempié ponerle a tu hijo para el recreo? ¿Quieres que sea saludable […]
14 septiembre, 2017
Bizcocho de patata o coca de Castellón. Sin gluten

Bizcocho de patata o Coca de Castellón. Sin gltuen y sin leche.

El bizcocho de patata no lleva nada de harina, pero si no lo sabes no lo notas. Soy de Alicante y vivo en Valencia. Incluso trabajé […]
3 julio, 2017
Smoothie de mango sin lactosa

Batido de mango sin leche

Después de preparar este batido con ingredientes de mi alacena, me he enterado de que es una receta india. Qué cosas! Tenía dos mangos ya muy […]